La ley turística balear fuerza la venta de inmuebles a extranjeros y desplaza el negocio fuera de Baleares - Foro Vacacional

La comercialización se hace a través de redes informales fuera de España, escapando al control del Govern y de hacienda.

Por Jon Berasategui.- Revenue manager. Experto en alquiler vacacional.

Si ha paseado últimamente por Palma seguramente lo habrá visto: un anuncio publicitario sobre un autobús nos recuerda que hay miles de suecos muertos de frío que buscan un hogar en la cálida Mallorca.

Lo que poca gente sabe es que esta segunda gran oleada de ventas de propiedades inmobiliarias a extranjeros tiene mucho que ver con la nueva ley turística, o más bien con su fracaso en todos los frentes.

Los antiguos arrendadores de fincas, casas y apartamentos reciben llamadas de bufetes  e inmobiliarias alemanas, suizas y suecas  ofreciendo precios jugosos por unas propiedades que desde la aprobación de la nueva ley han dejado de ser rentables.

¿Y cuál es el destino de estos inmuebles? Si en el pasado los nuevos dueños utilizaban estas propiedades para huir del frío, en la actualidad su destino es volver al alquiler vacacional desde jurisdicciones que, pese a estar casi siempre en la Unión Europea, quedan demasiado lejos del alcance de la administración balear.

La ley  fuerza la venta de inmuebles a extranjeros

La comercialización se realiza de forma legal a través de redes informales: amigos, conocidos, amigos de amigos o familiares, sin pasar por las grandes plataformas de distribución, o a través de agencias locales y plataformas a las que la inspección del Govern no puede acceder.

La ley turística fracasa a varios niveles, a cual más grave. Por un lado, la falta de una legislación clara, justa y estable hace que el patrimonio inmobiliario pase a manos extranjeras. Recuerde que la razón para limitar el alquiler turístico en algunas zonas es una supuesta protección de la idiosincrasia y el carácter locales.

Por otro lado, la pretensión del Govern balear y de las haciendas estatal y autonómica de pasar por caja y aflorar un supuesto fraude fiscal (cuya existencia nunca ha sido probada y era fácilmente combatible ya que todos los pagos se hacen a través del sistema bancario) se va también al traste. Los nuevos propietarios obtendrán sus rendimientos y tributarán por ellos en sus países de origen, no en Mallorca. Ya no habrá ingresos por IRPF, IVA, ni por supuesto Ecotasa.

El fracaso más doloroso

Siempre hemos defendido que el alquiler vacacional permitía una socialización de la riqueza turística sin precedentes. Pasamos de repartirnos las migajas del negocio trabajando de camareros o de kelis a convertirnos en un motor de prosperidad y reparto de riqueza. De repente era mentira que los turistas vinieran a Mallorca en busca únicamente de sol y playa, que sólo viajaran en verano o que no les interesaran el interior de las islas. La casa del pueblo, o la finca con la que no sabíamos qué hacer resultó ser un producto atractivo y sobre todo rentable.

Jon Berasategui es licenciado en ciencias de la información y CEO de Weloftit

La nueva legislación nos devuelve a la casilla de salida, allá por el año 2000, cuando miles de propiedades pasaron a manos extranjeras ante lo generoso de las ofertas y la imposibilidad de obtener un rendimiento atractivo por ellas. Sólo que esta vez es más doloroso, porque el negocio va a seguir ahí, y aunque lo hemos desarrollado nosotros, y lo hemos hecho muy bien, tenemos que entregárselo de nuevo al inversor extranjero para volver a trabajar por las migajas.

El Govern presentó una ley que iba a permitir el acceso a la vivienda (el precio de los alquileres ha continuado su escalada), evitar la masificación (los indicadores apuntan a otro verano de récords), proteger la identidad e idiosincrasia de las islas (la venta de propiedades a extranjeros sigue aumentando) y acabar con el fraude (que ahora, fuera del país, será prácticamente imposible de combatir), entre otras cosas. Quizá ha llegado el momento de asumir el fracaso y consensuar con los actores implicados lo que siempre hemos reclamado. Unas reglas de juego claras y razonables (y basadas en la realidad) con las que todos salgamos ganando.

Artículo de Jon Berasategui

Pulsa aquí para ver otro artículo de Jon Berasategui sobre las 5 verdades y mentiras del alquiler vacacional

 

Suscríbete y estáte al dia del alquiler vacacional en España-

One thought on “La ley turística balear fuerza la venta de inmuebles a extranjeros y desplaza el negocio fuera de Baleares”

Certero análisis de los perniciosos efectos de una infame regulación turística.
Enhorabuena por la entrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies